Cura las infecciones urinarias, piedras renales y mucho más, con solo preparar y tomar este grandioso TÉ de PEREJIL.

Remedios Naturales 2444 Visitas

El perejil es una planta que vemos en ensaladas, salsas y como acompañante también en muchos batidos verdes, es por eso que puede conseguirse en cualquier supermercado o simplemente solo tienes que plantarlo en tu jardín.

Además de sus variados usos culinarios, también esta grandiosa planta posee cualidades que son curativas que muchas personas desconocen. Esta planta es capaz de curar infecciones urinarias y también elimina los cálculos renales, para esto solo debes preparar un té con perejil y limón y tus malestares desaparecerán en poco tiempo.

TÉ DE PEREJIL

Ingredientes

Agua equivalente a una tasa de té
2 cucharadas de perejil picado
1 limón
1 cucharadas de miel

Preparación

Para prepararlo vierte el agua en una olla, deja hervir agregando las cucharadas de perejil por aproximadamente 5 minutos y retira del fuego. 4 minutos después de haber retirado el remedio de las llamas, lo cuelas y procedes a agregar 3 gotas de limón y dos cucharadas de miel para dulcificar el té.

Modo de consumo

Es muy importante que esta medicina natural debes de beberla 2 veces al día por una semana. Si estás en etapa de embarazo procura no beber el té pues tiene contraindicaciones hormonales y puede llegar a interrumpir la formación embrionaria.

Otra manera de consumir perejil para fines medicinales consiste en picar el tallo y las hojas del perejil en trozos pequeños, mezclarlos con miel de acacia y batirlos hasta que estén uniformes y homogéneos. El remedio debe permanecer en un frasco de vidrio con tapa hermética en un lugar oscuro por 7 días. Cuando haya prescrito el tiempo, comienza a tomar una cucharada antes de acostarte a dormir.

Beneficios del té de perejil

Calma los nervios y también la ansiedad: Es un potente antioxidante capaz de ayudar al sistema cerebral, por lo que sumamente eficaz para tratar y evitar problemas nerviosos y de ansiedad.
Previene el mal aliento: Masticar las hojas de perejil y beber el té ayuda a neutralizar el mal aliento.

Prevé la anemia: Dentro de sus componentes se encuentra el hierro, un mineral que sirve de muchísima ayuda cuando se padece de anemia.
Erradica infecciones urinarias: El perejil posee propiedades antitoxicas, estas ayudan a evacuar las toxinas que el cuerpo almacena, además previene la retención de líquidos y cálculos renales.
Estimula el intestino: Provoca que el intestino trabaje de manera mejorada para evitar los gases intestinales y optimizar la digestión.

Evita el cáncer: Contiene propiedades antioxidantes que logran prevenir o tratar el cáncer de cuello uterino y de colón.
Regula el ciclo menstrual: Beber el té de perejil es beneficioso para regular el periodo de las mujeres, además alivia los dolores abdominales producto del ciclo y ayuda a reubicar nuevamente el útero de luego del parto.

Reduce los niveles de colesterol: Cuenta con vitaminas A. C y E que nutren al organismo y controlan los niveles del colesterol en nuestro cuerpo.
Mejora la salud cardiovascular: Pues abarca muchas cantidades de ácido fólico.
¿Qué otra propiedades se le conocen?

Otra gran propiedad del perejil es que es un gran antioxidante, es ideal y muy efectivo para limpiar y rejuvenecer nuestra piel; para fortalecer la uñas y el cabello, controlando y evitando la caída de este.

Otra propiedad muy valiosa del perejil es su acción antineurálgica, ya que contiene una sustancia llamada apiol, esta es una sustancia aceitosa y es muy utilizada para curar fiebres intermitentes y neuralgias.

Es muy rico en vitamina C, por lo tanto este té también es sumamente útil en los tratamientos o regímenes alimenticios que se puedan seguir para prevenir la aparición de cáncer, problemas cardíacos, las cataratas, y las infecciones. También fortalece en gran medida el sistema inmune al aumentar las defensas.

Si te ha parecido útil esta información Compártelo en tus redes sociales con tus familiares y amigos y déjanos tus comentarios sobre cualquier duda que tenga al respecto.

Compartir

Comentarios